Jóvenes rurales culminaron diplomado en economía solidaria y agroecología

 

El pasado 9, 12 y 17 de agosto de 2018, en los municipios de Tibú (Norte de Santander), Tiquisio (Bolívar), y Buga (Valle del Cauca) respectivamente, se llevó a cabo la ceremonia de graduación del “Diplomado en Economía Solidaria y Agroecología”, proceso formativo que culminaron satisfactoriamente 98 jóvenes rurales. Este diplomado contó con el aval académico de la Pontificia Universidad Javeriana Cali y fue desarrollado por el Instituto Mayor Campesino – IMCA.

El diplomado es una de las actividades del proyecto “Emprendimientos Juveniles Rurales, Nuevas Identidades y Paz Territorial”; proyecto financiado por la Unión Europea y ejecutado por tres centros sociales de la Compañía de Jesús: el Instituto Mayor Campesino – IMCA, el Centro de Investigación y Educación Popular – CINEP/Programa por la paz, y el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS Colombia). Esta iniciativa que tiene como propósito contribuir a la gestión de buenas prácticas productivas sostenibles, a la generación de ingresos, así como a la participación social y política de los y las jóvenes rurales, se viene desarrollando desde febrero de 2017 en diez municipios de tres regiones del país: Tibú y Cúcuta (Norte de Santander), Norosí, Tiquisio y Rioviejo (Sur de Bolívar), Florida, Pradera, Buga, Tuluá y Trujillo (Valle del Cauca).

En el marco de la ceremonia de graduación, Valerie Jordán – Oficial de cooperación de la Unión Europea – indicó que la actualmente existen cerca de 7 proyectos enfocados a trabajar con jóvenes rurales en Colombia, pues la comunidad europea cree que la juventud es un actor importante del desarrollo y por eso orienta esfuerzos y recursos para apoyar este tipo de procesos. Además invitó a los y las jóvenes a perseverar, adquirir los conocimientos y colocarlos en práctica para el bien colectivo y el de los territorios, considerando que cuando se aúnan esfuerzos a favor de objetivos comunes se logran grandes transformaciones.

El Diplomado de Economía Solidaria y Agroecología, fue un proceso teórico-práctico y se convirtió en el escenario donde los y las jóvenes participantes generaron ideas para poner en marcha o cualificar sus emprendimientos; en ese sentido a la fecha, más de 60 iniciativas económico-productivas han sido apoyadas con capital semilla y se pretende que a finales del próximo mes de octubre se hayan ejecutado un total de 90 emprendimientos juveniles, la mayoría de los cuales se gestaron en el marco del diplomado. Estas iniciativas son de una amplia gama, no solo de carácter agropecuario, sino también orientadas a la transformación de productos, la elaboración de artesanías y la oferta de servicios (fotografía, panadería, cafetería, peluquería, etc.).

Al finalizar la entrega de los diplomas, algunas de las personas expresaron lo que significó participar del proceso formativo; a continuación se comparte los siguientes testimonios:

El diplomado que culminamos hoy nos sirve para pensar y reflexionar cómo vamos a trabajar nuestra economía familiar, la economía de nuestras fincas, y sobre todo la manera cómo ser realmente solidarios en una sociedad donde los valores tienden a distorsionarse y a perderse”, afirmó Deysi Lilina Rivillas, integrante de la Asociación de Pequeños Caficultores del Corregimiento de La Marina – ASOPECAM (Municipio de Tuluá – Valle del Cauca).

Por su parte, Wilson Navarro, integrante de la Junta de Acción Comunal de la vereda La Angalia (Municipio de Tibú – Norte de Santander), aseveró “Para nosotros fue de mucha satisfacción participar de un diplomado de este tipo, porque en nuestro territorio son muy escasas las oportunidades de formación y que bueno que lo hayan desarrollado acá. Además, el diplomado fue pertinente para nosotros los campesinos, pues aprendimos de manera teórica y práctica un nuevo enfoque de producción, el agroecológico, a través del cual vamos a fortalecer nuestros cultivos y aportar en el cuidado del medio ambiente”.

Finalmente, Jerson Cárdenas, técnico agrónomo del Servicio Jesuita a Refugiados, destacó la importancia de haber apoyado los emprendimientos propuestos por las personas participantes del diplomado, haciendo énfasis que el enfoque agroecológico fue algo innovador y atractivo para los y las jóvenes de los municipios del sur de Bolívar, pues les brindó los conocimientos necesarios para transformar la manera de cultivar y una oportunidad para aprovechar las cualidades que ofrece el suelo de la región. Además resaltó con ahínco las potencialidades que ofrece el territorio para la producción agropecuaria, haciendo alusión que “la verdadera minería no es la extracción del oro, sino la producción vegetal y la producción pecuaria“.